#VENYSIGUEME

¿Por qué “Ven y Sígueme”?

La pregunta no es por qué el Seminario está lanzando una campaña vocacional en las redes sociales; sino por qué deberíamos venir y seguir a Jesús.

Seguirlo…¿a dónde?

“Deberíamos”  suena casi como una obligación a la fuerza. Pero todo lo contrario: Jesús te llama hoy y te invita a ser feliz. Nunca te obligará a seguirlo, es tu decisión. Pero quiere asegurarse que entiendas que cualquier otro camino que emprendas y que no sea Él, no te llevará a la felicidad suprema para la que fuiste creado. Así de simple. Jesús ha pasado frente a tu casa, tu trabajo, tu escuela, se ha detenido mirándote a los ojos y te ha invitado a caminar a su lado. Sólo escuchándolo averiguarás qué aventuras te esperan.

Las redes sociales conquistadas por Cristo

¡Bien! ¡Por eso la campaña vocacional que el Seminario Diocesano de Tijuana ha lanzado en las redes sociales se llama”Ven y Sígueme“! Pero esto no es una iniciativa propia, ni algo inventado. ¡Es exactamente el mismo llamado que Jesús hizo a los apóstoles hace casi dos mil años! La diferencia es que la playa de donde “pescó” a Pedro; es ahora el ciberespacio, donde están los millones de jóvenes que Jesús quiere hacer también pescadores de hombres. La voz de Jesús quiere resonar en todos lados. El Rey del Universo quiere que su amor y su perdón reinen también en las redes sociales.

La web: los nuevos areópagos

La Iglesia de Jesús está llamada a entrar en diálogo con todos los seres humanos, pues todos y cada uno somos hijos del mismo Dios. Para los jóvenes, las redes representan un poderoso punto de encuentro y de diálogo, un sitio para compartir alegrías, tristezas, gustos, y experiencias de vida. Si los jóvenes, motor de la Iglesia, están en las redes; la Iglesia está llamada a ir por ellos ahi. Bien lo dice nuestro papa Francisco: “las redes sociales deben hacer visible la precencia de la iglesia”. Son los nuevos areópagos en los que los apóstoles del hoy proclaman la verdad.

¡Sé parte de esta revolución de corazones! Primero con tu oración; después compartiendo con tus amigos nuestro material en internet. Muchos descubrirán su vocación gracias a ti. Y, por cierto… ¿cuál es tu vocación?

Anuncios